homepage

 

 

 

 

Actualmente más de 68 millones de personas en el mundo se han visto obligadas a abandonar sus hogares para ponerse a salvo. En su huida, muchas quedan atrapadas en países de origen y tránsito donde sus derechos son vulnerados y corren grave peligro. Además, a lo largo de su trayecto migratorio atraviesan fronteras convertidas en espacios de “no derechos” donde la violencia y la impunidad se anteponen al respeto de sus vidas, su dignidad y sus derechos. A todo ello se suman las numerosas barreras existentes para obtener una adecuada protección e inclusión en los países a los que llegan.

Saturados de información y bombardeados por imágenes, corremos el riesgo de normalizar este drama humano en vez de tener una actitud transformadora para contribuir a la defensa de los derechos de las personas migrantes y refugiadas.

EN TIERRA DE NADIE pretende contribuir a la toma de conciencia de nuestra responsabilidad como sociedad de acogida. Queremos recuperar la atención de la ciudadanía, generando un entorno que nos permita parar a reflexionar y que potencie la solidaridad con quienes se han visto obligados a huir.

Solo poniéndonos en la piel de otro ser humano por un instante, poniendo un rostro a esa realidad, enfrentándonos al miedo a perder la vida, a la obligación de huir, a la angustia de lo necesariamente deseado e inaccesible, a la incertidumbre y a la restricción de movimientos, podremos entender la información, los datos, las estadísticas e imágenes ante las que corremos el riesgo de volvernos impermeables.

Las misiones de observación llevadas a cabo por CEAR nos muestran la grave situación a la que se enfrentan las personas a lo largo de sus trayectos migratorios y la necesidad de dar una respuesta adecuada a esa realidad. De ellas nace la iniciativa EN TIERRA DE NADIE.

 

UN PLANETA FORTIFICADO

 

En un mundo interconectado, el alambre y el hormigón dominan el paisaje creando más de 70 muros fronterizos, generando “no lugares” en los que los derechos humanos son sistemáticamente vulnerados en pleno siglo XXI. Pero no son los únicos obstáculos a los que han de enfrentarse las personas que se ven en la necesidad de abandonar su país en busca de protección. Dentro de los países de destino, numerosas trabas dificultan el acceso al sistema de protección internacional y multitud de barreras invisibles impiden el ejercicio de derechos y la inclusión de las personas en las sociedades de acogida.

 

Más de 70 vallados fronterizos para evitar la entrada de personas migrantes y refugiadas. Más de 4.700 muertes registradas en el mundo en 2018 a lo largo de las rutas migratorias. De ellas, más de 2.200 personas  murieron ahogadas en el Mediterráneo, la ruta más mortal. Más de 68 millones de personas refugiadas y desplazadas a la fuerza en el mundo.
Fuente: Élisabeth Vallet,
Centro para Estudios Gepolíticos de la Universidad de Québec
Fuente: OIM (Organización Internacional para las Migraciones) Fuente: OIM (Organización Internacional para las Migraciones)

 

OBSERVATORIO DEL DERECHO DE ASILO,
LAS MIGRACIONES FORZADAS Y LAS FRONTERAS

 

Fue creado en 2016 con el objetivo de potenciar el trabajo de investigación, incidencia y sensibilización de CEAR y avanzar de esta manera en la defensa y promoción de los derechos de las personas migrantes y refugiadas que se han visto obligadas a abandonar sus hogares. A través del Observatorio se desarrollan acciones que permiten profundizar en la realidad de estas personas a lo largo de su trayecto migratorio y articular acciones que impulsen un avance en el respeto de sus derechos.

El Observatorio se articula en torno a la investigación sobre las migraciones forzadas, el derecho de asilo y las fronteras, prestando especial atención a la situación de las personas refugiadas en origen, tránsito y destino y a la vulneración de sus derechos a lo largo del trayecto migratorio.

En 2018, las misiones de observación de CEAR se han centrado en algunos de los principales países de destino como Canadá, Suecia, Alemania, Francia y Bélgica. Cinco informes analizan los sistemas de protección internacional  en estos países, poniendo un foco especial en las cuestiones relativas al acceso al procedimiento de asilo, la acogida y la inclusión. A través de estas misiones se ha constatado la  tendencia actual en los países de la UE de introducir un enfoque cada vez más restrictivo en lo que se refiere a garantías y  derechos de las personas migrantes y refugiadas.

EXPOSICIÓN

Una valla metálica impide circular libremente por la sala de exposiciones. Se trata de uno de los elementos centrales de ‘En Tierra de Nadie’. Una instalación interactiva traslada al visitante a un lugar en el que la violencia y la impunidad están por encima de los derechos y las vidas de las personas: las fronteras.

         Si deseas exponer EN TIERRA DE NADIE en tu ciudad, contáctanos a través de colabora@cear.es

 

EXPOSICIÓN VIRTUAL

 

 

 

 

CEAR – QUIÉNES SOMOS

 

La Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR) lleva desde 1979 defendiendo el derecho de asilo y los derechos humanos de las personas refugiadas que vienen huyendo de conflictos bélicos o de violación de Derechos Humanos, solicitantes de asilo, apátridas y migrantes en riesgo de exclusión social.

Desde CEAR damos atención directa e integral a las personas merecedoras de protección internacional en diversos ámbitos: desde la acogida, inclusión, traducción e interpretación, atención psicosocial, hasta la defensa jurídica y la denuncia para avanzar en el reconocimiento de los derechos de las personas refugiadas.